viernes, 30 de enero de 2015

MACARRONES GRATINADOS CON TOMATE Y BECHAMEL



Bienvenidos de nuevo a Dulces & Sabrosos. Hoy es el turno de una receta salada, sin duda una de mis favoritas.

Adoro la pasta, bien sea con tomate, con nata, en ensalada... me da igual como pero me encanta! Pero si es cierto que, hay una forma que me priva, y es con tomate y bechamel... umm.... :)

Además de no tener ningún misterio, os voy a dar un pequeño truquillo para quien no lo sepa y por si os queda la bechamel grumosa (a veces suele pasar, al menos a mi).

Allá vamos!


INGREDIENTES:

Para 3 / 4 personas

  • 100 gr de pasta por persona (aproximadamente), en este caso, macarrones.
  • Chorizo (opcional).
  • 250 ml tomate frito (yo recomiendo del estilo casero o, a poder ser casero 100%).
  • 60 ml de vino blanco.
  • 1/2 Cebolla.
  • 60 gr mantequilla.
  • 60 gr harina.
  • Leche.
  • Nuez moscada o canela.
  • Sal.
  • Pimienta.
  • Queso emmental rallado.

Lo primero ponemos a hervir la pasta en abundante agua, y mientras tanto, en una sartén pochamos la cebolla cortada en trozos no muy grandes, a fuego medio. Cuando la tengamos casi pochada, añadimos el chorizo a trozos y el chorrizo de vino blanco y dejamos cocer a fuego medio hasta que casi evapore el vino, para añadir el tomate y una pizquita de sal y remover muy bien. Mantenemos unos 5 o 10 minutos y reservamos.

Entre tanto se habrá cocido la pasta y solo hay que añadirle el sofrito de tomate y remover bien para impregnar todos los macarrones y se colocan en una bandeja apta para horno.

A continuación procedemos a realizar la bechamel, para lo que tenemos que añadir a una sartén la mantequilla a fuego medio/bajo y cuando se haya desecho añadir el harina y remover bien sin que llegue a tostarse, para ir añadiendo muy poco a poco la leche. En teoría hay que añadir la leche templada, yo no lo hago y en ocasiones me sale la bechamel perfecta sin grumos, pero si no es así ahora os contaré una solución. Salpimentamos y añadimos un poquito de nuez moscada o, en su defecto si no tenéis, un poco de canela pero cuidado! No os paséis que sino se nota mucho el sabor. Y se sigue removiendo a fuego medio hasta conseguir el punto de espesor deseado. (Cuanta más leche echéis, más bechamel os saldrá)

Ahora bien, si os queda grumosa, como la que os voy a mostrar en esta foto:






Con que la paséis con la batidora un momentín queda con una textura estupenda, y sino mirad las siguientes fotografías:







Lo siguiente que hay que hacer es verter esa bechamel por encima de los macarrones y alisar la parte de encima con una espátula:






Y ya solamente queda espolvorear con queso rallado y gratinar. 




¡Y LISTOS! ¡A COMER!










No hay comentarios:

Publicar un comentario