domingo, 16 de noviembre de 2014

CREMA DE VERDURAS Y GAMBAS


¡Esta semana traigo una receta de las sanas! Una crema deliciosa y muy suave, estupenda para tomar en los días fríos que nos acompañan estos días, sobre todo en el norte.

En mi opinión, es ideal para quien no le guste las verduras pues con la cantidad de ingredientes que lleva no sabe a los vegetales; y además es una idea perfecta para aprovechar cuando nos quedan cuatro cosillas sueltas por la nevera.


La receta es muy muy sencilla, os dejo con los INGREDIENTES:


  • 1 calabacín mediano o grande
  • 1/2 cebolla dulce
  • 5 o 6 champiñones
  • 1 pimiento verde no muy grande
  • 2 patatas medianas
  • Sal y pimienta
  • Mantequilla
  • 3 o 4 palitos de cangrejo
  • Un puñadito de gambas peladas
  • Crema de las cáscaras de gambas grandes o langostinos *
  • 200 ml nata para cocinar
  • 1 vaso de leche (yo usé leche entera)
  • 3 quesitos
  • 1 cucharada de queso cremoso


(con estos ingredientes sale para unas 2 o 3 raciones aproximadamente)


Lo primero que hay que hacer es, lavar todos los vegetales (ya sé que los champiñones es mejor no lavarlos porque se supone que pierden sabor, pero yo soy algo maniática con las frutas y verduras que no son del huerto de casa pues a saber las cantidades de sulfatos y productos químicos que llevan, así que yo lo lavo todo) y cortarlos en trozos (no hace falta que sean muy pequeños) y los ponemos en una cazuela con agua (hasta que justo los cubra) y ponemos un poco de sal, al gusto y cocemos a fuego medio. 

Deben estar en el fuego hasta que queden bien cocidas, sobre todo la cebolla y el pimiento que les cuesta más.

Por otro lado, yo aproveché las cabezas y las cáscara de unos gambones que me  hice a la plancha, y lo que hice fue *una vez cocidos, los pelé y trituré las cáscaras con un poco de agua, hasta que quedó muy fino y lo colé. Ese jugo lo trituré de nuevo con los palitos de cangrejo y las gambas peladas (las que yo usé eran congeladas, pero si las usáis frescas mejor que mejor), y lo reservé para agregar luego al resto de la crema.

Una vez estén cocidas las verduras las trituré, añadiendo poco a poco según veía necesario el propio agua de la cocción donde se quedan muchas de las propiedades de los vegetales, hasta conseguir la textura deseada. Una vez bien triturado todo añadí un poco de pimienta, media cucharada de mantequilla, la nata, los quesitos y el queso cremoso y volví a triturar bien, si queda muy espesa podéis ir añadiendo leche poco a poco, yo puse un vaso pero eso depende del gusto de cada uno. 

Finalmente añadimos la crema de marisco y volvemos a triturar y si es necesario añadimos un poco más de sal, aunque no le hace falta porque la crema de marisco le da mucho sabor.

El resultado es una crema muy suave y deliciosa, como os he dicho.

Espero que os guste, un abrazo!























No hay comentarios:

Publicar un comentario